Patatas con chorizo al horno

Relleno de patatas fritas

Las Patatas Chorizo con Queso harán las delicias de su familia y amigos. El sabroso chorizo de cerdo de la marca Supremo® y el queso de quesadilla rallado de la marca Chihuahua® de V&V SUPREMO® hacen de estas sabrosas patatas un éxito de público.

Friega las patatas, pínchalas varias veces con un tenedor, colócalas en un plato y cuécelas en el microondas a máxima potencia durante 4 minutos. Dar la vuelta a las patatas y continuar la cocción durante 4 minutos más hasta que las patatas estén tiernas.; Precalentar una sartén durante 1 minuto a fuego medio; retirar la envoltura de plástico del Chorizo y cocinar de 8 a 10 minutos, desmenuzándolo con una cuchara mientras se cocina.; Dejar enfriar las patatas cocidas durante al menos 5 minutos. Cortar las patatas por la mitad a lo largo. Sacar las pieles de las patatas con una cuchara; Pasar las patatas sacadas a un bol y hacerlas puré. Agrega el Chorizo cocido, 1 taza de Queso Chihuahua®, pimienta negra y ¼ de taza de cebollín al puré de papas. Rocía ligeramente la piel de las papas con aceite en aerosol antiadherente y sazona con sal Kosher. Colocar las pieles de patata en una bandeja, rellenar cada piel de patata con 1 cucharada de Queso Chihuahua®; Repartir la mezcla de chorizo uniformemente entre las pieles de patata, cubrir cada piel de patata rellena con 1 cucharada adicional de Queso Chihuahua® y hornear a 400 °F durante 10-15 minutos o hasta que el queso esté dorado; Retirar las Patatas Chorizo Cargadas de Queso del horno. Cubre cada papa con 1 cucharada de Crema Agria, y adorna con los cebollines restantes. Sirva y disfrute.

  Patatas con costilla y chorizo arguiñano

Patatas

Añadir la patata cortada en dados a la fuente y sazonar con sal marina y pimienta negra. Rocía un par de chorritos de aceite de oliva y mezcla con las manos para que la sal cubra bien la patata. Añade el limón en rodajas y el ajo si lo utilizas.

Yo serví las mías con pollo frito: Filetes de pechuga de pollo cortados en tiras de 2,5 cm y fritos en el aceite de naranja sobrante de freír el chorizo con una buena pizca de pimentón y pimienta negra.

Poner la patata en dados en una fuente de horno y sazonar con sal marina y pimienta negra.    Rociar con un buen par de chorritos de aceite de oliva y mezclar con las manos para que la sal cubra bien la patata.    Ahora añade el limón en rodajas y el ajo si te apetece.

Chaqueta de patata y judías

Kenji fue director culinario de Serious Eats y actualmente es consultor culinario del sitio. También es columnista gastronómico del New York Times y autor de The Food Lab: Better Home Cooking Through Science.

La patata crujiente con chorizo es una combinación clásica de los tacos, pero por mucho que me guste, suele ser una de las últimas opciones que elijo en la taquería. La verdad es que es prácticamente imposible empezar con chorizo crudo y hacer un taco de chorizo perfecto en los pocos minutos que un camión de tacos dedica a cada pedido. Al menos si te gustan como a mí.

El taco de patata y chorizo ideal debe estar muy dorado y sabroso, con cada crujiente cubo de patata recubierto de una fina capa de grasa roja brillante repleta de sabor picante y carnoso. El chorizo debe tener diferentes texturas, desde tierna y húmeda hasta crujiente. Es un proceso muy sencillo, pero lleva su tiempo. Así es como lo hago yo.

  Guiso de alcachofas con patatas y chorizo

Aclaremos una cosa desde el principio, seguida de otra igual de importante. Primero, cuando hablamos de tacos de chorizo, hablamos de chorizo mexicano. Mientras que el chorizo español es un embutido firme, crudo, curado en seco y aromatizado con pimentón ahumado, y los chorizos sudamericanos suelen ser salchichas con ajo molidas gruesas y cocinadas en sus tripas naturales, el chorizo mexicano es ese embutido suelto, finamente molido, por kilos, que se dora mejor cuando está dorado, que encontrará en la sección de embutidos frescos. Viene embutido en tripa natural o, la mayoría de las veces, en fundas de plástico que hay que cortar y escurrir antes de cocinar (tengo un amigo que una vez intentó cocinar chorizo mexicano a la parrilla, con funda de plástico y todo. No seas ese tipo).

Patatas asadas

En mi opinión, un horneado en bandeja -o en sartén- no suele dar buenos resultados. Si, por ejemplo, preparas pollo con verduras, el pollo apenas habrá empezado a cocinarse cuando las verduras se conviertan en puré.

Si preparas una bandeja para hornear sólo con verduras, está bien en términos de tiempo de cocción, pero ¿no son sólo verduras asadas? Si pones pasta, trozos de carne, queso y otras cosas, obviamente es un pastel de pasta y la mayoría de esos trozos tienen que haber sido precocinados. Una molestia, en lugar de tirar y listo.

  Patatas con chorizo en olla express

Mi bandeja de pasta al horno, debo admitirlo, fue lo que yo llamo “un diablillo accidental”: una buena receta descubierta por casualidad; una limpieza de la nevera convertida en cena. Tenía patatas – siempre tengo patatas desde que las cultivamos, aunque normalmente renunciamos a ellas a diario. Comí coliflor. Tenía una cantidad considerable de chorizo picante, y las hierbas, el ketchup y todo lo demás son alimentos básicos del armario.

Y lo mejor de todo es que los tres ingredientes clave: chorizo, patatas y coliflor necesitan más o menos el mismo tiempo de cocción o, al menos, no se estropean si están ligeramente pasados (yo añado el cauli un poco más tarde con demasiada precaución porque lo prefiero al dente). Eso es lo que yo llamo un horneado en bandeja en condiciones.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad