Lentejas con ternera y chorizo

Salchicha y lentejas a la francesa

Hoy en día, la clásica combinación de cotechino y lentejas se ha interpretado de formas muy variadas, desde las más rústicas a las más refinadas, como el milhojas de cotechino y lentejas, sin olvidar sabrosas recetas de sobras, como el timbal de polenta y cotechino, ¡una forma original de utilizar las sobras de cotechino de las fiestas!

Para hacer cotechino con lentejas, primero remoja las lentejas en agua fría durante 2 horas 1. Escúrralas y enjuáguelas bajo el grifo 2. Mientras tanto, cocer el cotechino siguiendo las instrucciones del paquete, en nuestro caso hay que sumergirlo en agua fría y cocerlo durante unos 20 minutos a partir del momento en que el agua empiece a hervir 3.

Sazonar con pimienta 10, sal y añadir las ramitas de romero y las hojas de laurel con hilo de cocina 11, facilitando la retirada de las hierbas después de la cocción. Cubrir las lentejas con caldo de verduras caliente 12 y cocer durante 20 minutos o más según la consistencia que se desee, añadiendo más caldo si es necesario.

Estofado de lentejas verdes y chorizo

¿Quieres recibir el año nuevo como en Italia? El cotechino con lentejas es el plato tradicional que se sirve en Italia. Procedente de la región de Módena, es un embutido grueso de sabor divino elaborado con corteza de cerdo y cortes secundarios de carne de cerdo. Se sirve sobre un lecho de lentejas, cortado en rodajas que parecen monedas y aseguran al comensal un año de prosperidad.

  Lentejas con arroz y chorizo en olla express

Recuerdo la primera vez que probé el cotechino. Estaba en Módena, Italia. No estuvimos mucho tiempo en esta ciudad, pero aun así nos las arreglamos para probar la mayoría de los platos por los que Módena es conocida. Cuando vi el cotechino, me lo tomé dos veces. Soy una persona que no rehúye la grasa en la comida (OBVIAMENTE con mi adicción a la mantequilla y a los chicharrones de cerdo) y lo que me llamó la atención fueron las motas blancas que salpicaban las relucientes lonchas.

Hacía frío fuera y veo lógico calentarse por dentro; quizá sea mi naturaleza golosa que se justifica a sí misma. Así que di un mordisco a una loncha caliente de salchicha cotechino. La textura era fundente y jugosa, justo como quieres que sea una salchicha gorda. Ni magra ni seca, sólo la maravillosa sensación del diente sobre la carne jugosa y las especias suaves y dulces. Lo servían con salsa verde y cada vez que lo veía en el menú lo pedía.

Guiso español de lentejas y chorizo con patata

Este guiso español de judías blancas con chorizo está tan bueno que todos creerán que has pasado horas en la cocina. El chorizo le da un sabor tan bueno a las alubias que incluso a los que no les gustan probarán una cucharada o dos. Y quién sabe, ¡puede que los conviertas en amantes de las alubias!

La combinación de alubias y carne es muy común en la cocina mediterránea y se puede encontrar en muchos países de todo el mundo. Últimamente, la he utilizado en mi receta de pitacos greco-mexicanos (¡estoy hablando de unos deliciosos tacos de carne picada y alubias hechos con pan de pita!)

  Lentejas con chorizo de la abuela

Ten en cuenta que si utilizas el chorizo con moderación podrás incluir este plato en tu plan de Dieta Mediterránea. El chorizo aromatiza perfectamente las alubias terrosas y en combinación con la salsa de tomate nos da un plato único. Puedes utilizar un chorizo picante o dulce, según tus gustos.

Personalmente, soy un amante de las alubias. ¿Por qué? Porque incluso cuando se hacen con los ingredientes más sencillos (como estas alubias blancas al estilo toscano), las alubias tienen algo extra reconfortante, algo que aporta calidez a mi corazón. O quizá sea porque se consideran el alimento nacional de Grecia.

Estofado de chorizo y lentejas bbc

Picante, sustancioso, con sabor a tomate y a tierra y queso por encima: un plato otoñal perfecto, podría decirse, pero sabe igual de bien durante todo el año. Supongo que es la textura: las cosas que se comen más con cuchara que con tenedor sugieren otoño e invierno. Y la comida para comer con los dedos grita “¡verano!” a los cuatro vientos.

Pero no del todo, porque si no, en Italia no sabrían a sopa, y mucho menos más al sur. Y con las veraniegas judías verdes se puede hacer una cazuela calentita: véase la clásica guarnición de Acción de Gracias. Lo sé, lo sé: la sopa de champiñones en lata cambia un poco el carácter del plato (no lo entiendo…), pero aun así, podrían haber utilizado chirivías.

  Lentejas con chorizo asturiano

Sólo los peleles del norte de Europa hablamos de comida reconfortante, de platos calientes, de comida otoñal. Pensamos que las legumbres y las alubias son aptas para el invierno, pero en Sudamérica no es así. ¿Un taco de frijoles con chile en pleno mes de julio? ¿Hay algún problema?

De hecho, hice este plato en pleno verano por primera vez, ya que mi ingrediente clave, los tomates, estaban en su mejor momento. Por cierto, se pueden utilizar tomates en conserva, pero se pierde la textura gruesa. Buen plato, llueva o haga sol.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad